¡CELEBRAMOS EL SER UNA FAMILIA!

 

17 DE ABRIL

  • Verbo Encarnado, Colegio, Rosario, Santa Fe

¡CELEBRAMOS EL GENERALATO!

En el Corazón de Nuestra Madre Jeanne Chézard de Matel en el año 1929 nacía una Orden, la Orden del Verbo Encarnado, fundación que el mismo Jesús, Verbo Encarnado le había susurrado y pedido al corazón de Jeanne. Él quería nacer nuevamente en la tierra y hacerlo a través de esta Orden: "Hija, tú piensas que debes gozar del reposo y quietud de la contemplación en la casa de tu padre, poseyendo la bendición celestial y divina del Pan Supersubstancial; tú amas tu recogimiento, pero mi divina sabiduría piensa de otro modo, habiéndote destinado para instituir una Orden bajo mi Nombre, que honrará mi persona encarnada por amor a la humanidad. Así como he elegido al bienaventurado Padre Ignacio (San Ignacio de Loyola) para instituir una Compañía de hombres que honre mi Nombre; yo te he escogido para fundar una Congregación de mujeres” (OG-01 Capítulo 35).

Ese era el comienzo de una gran y hermosa Orden, una Orden fecunda para la vida de la Iglesia. Con el impulso, visión, fuerza, oración y sacrificio de esta Gran Mujer Jeanne Chézard de Matel. Nuestra Amada Jeanne nos heredó una Espiritualidad y Carisma siempre vigente y siempre nuevo (el cual ella recibió del mismo Verbo Encarnado), por eso desde esos comienzos se siguieron abriendo comunidades, donde la principal misión era DAR A CONOCER A JESÚS VERBO ENCARNADO, modelo de VIDA PLENA, a través DE LA EDUCACIÓN. Esta semilla se dispersó en diferentes lugares y continentes, llegando a Estados Unidos en el año 1853.

El Verbo Encarnado, siempre deseoso de alcanzar y hacerse cercano a toda la humanidad, prontamente comienza a extender su Encarnación a través de la presencia de las Hermanas del Verbo Encarnado, haciendo que cada uno de sus Monasterios creciera en vocaciones y alumnado, lo que hizo posible que se abran más y más fundaciones.

Ya, cuando en América había varias casas -no sólo en Estados Unidos, sino que en México también-, la Hermana María Concepción Solís, con una visión extraordinaria y viendo la dificultad además del sustentamiento de los monasterios independientes (debido la persecución Religiosa de México especialmente y otras adversidades), propone la unión de las casas en un Generalato.

Nada más bello para honrar a Jesús Verbo Encarnado que vivir su Palabra, Salmo 133:

Mirad cuán bueno y cuán agradable es

que los hermanos habiten juntos en armonía.

Es como el óleo precioso sobre la cabeza,

el cual desciende sobre la barba,

la barba de Aarón,

que desciende hasta el borde de sus vestiduras.

Es como el rocío de Hermón,

que desciende sobre los montes de Sión;

porque allí mandó el Señor la bendición, la vida para siempre.

Ciertamente la unión no significaba que todas las hermanas se irían a vivir a una sola casa, sino que todas tendrían una misma Madre Superiora General, una misma Constitución y Regla de Vida. Es así que, la Bienaventuranza del Amor Fraternal, la unión de Monasterios en un sólo Generalato se establece entonces el día 17 de abril de 1929.

Nuestro Colegio, del Verbo Encarnado en Rosario, forma parte de este Generalato, uniéndose al mismo en el año 1936. Recordamos que la presencia de las Hermanas del Verbo Encarnado en Argentina es desde el año 1929.

Hoy en día, la Orden del Verbo Encarnado cuenta con 9 Generalatos en el mundo, es decir, 9 Congregaciones que tienen cada una su propia Superiora General, así como nuestra Superiora General es la Hermana Ma. Loreley Ifrán Álvarez y nuestra Sede del Gobierno General se encuentra en México.

Como la Iglesia está llamada siempre a seguir los movimientos e inspiraciones del Espíritu Santo, como la Hermana Ma. Concepción Solís convocó a la unión de monasterios en un Generalato, hoy nuevamente estamos en ese proceso de que estos 9 Generalatos sean otra vez uno, que todos los canales que el río de la Orden ha ido abriendo a lo largo de los siglos y lugares del mundo vuelvan otra vez al canal mayor, al origen de sus aguas, proceso que se llama: RECONFIGURACIÓN de la ORDEN DEL VERBO ENCARNADO. De este proceso te contaremos otro día…

Te pedimos que, como parte de esta gran familia, nos acompañes con tus oraciones para que el Verbo Encarnado se siga extendiendo a través de cada uno de nosotros y que juntos agradezcamos por la Vida de Nuestro Generalato así como de la visión y vocación de nuestra Madre Ma. Concepción Solís.

¡ALABADO SEA EL VERBO ENCARNADO!


Colegio

Promovemos que nuestro Colegio sea un lugar de encuentro en el que en consonancia con la Iglesia sea también un lugar de educación integral de la persona humana a través de un claro proyecto educativo que tiene su fundamento en Cristo.

Propuesta Educativa

MENSAJE DE LOS DIRECTIVOS

En esta sección, directivos de los distintos niveles comparten sus mensajes con la comunidad educativa.